Escleroterapia y Láser de Varices

Escleroterapia y Láser de Varices

“Sesiones indoloras para incorporarse de inmediato a la vida diaria”

Las varices son una enfermedad que afecta a las venas de las piernas.

Las venas se ensanchan, se ditalan y se vuelven tortuosas. Esto provoca problemas de circulación sanguínea. Pueden ser perjudiciales para la salud, además de ser antiestéticas.

Una de cada diez personas sufre varices, sobre todo mujeres por efecto de los embarazos y las hormonas. Los síntomas son pesadez de piernas, calambres, picores e incluso fuertes dolores.

Existen varias formas de tratamiento para aliviar los síntomas y evitar complicaciones, como la Escleroterapia y el Láser.

“La Escleroterapia”

Éste es un procedimiento no quirúrgico que atenúa el aspecto de arañas vasculares y varices pequeñas y superficiales. Es una técnica mínimamente invasiva que solo implica el uso de una micro aguja para inyectar una solución que hace que las venas no deseadas desaparezcan.

Es una técnica no dolorosa, con sesiones de 15 a 30 minutos, que no requiere anestesia. Deberán repetirse sesiones para conseguir el resultado deseado. Resultado, por otra parte, excelente, ya que una vez desaparecidas las lesiones se consigue una piel más clara, luminosa y homogénea.

“Láser de Varices”

Algunas venas son tan pequeñas que no pueden ser tratadas a través de la Escleroterapia, por lo que se utiliza el láser.

Se trata de un láser de Neodimio, que tiene apetencia por la Hemoglobina, que forma parte de la sangre, por lo que tras cada disparo esa sangre que coagula en el interior de la vena y se reabsorbe al cabo de unos días.

Del mismo modo que ocurre con la Escleroterapia, con el láser son necesarias varias sesiones. Sesiones indoloras y que permiten al paciente incorporarse a su vida diaria sin necesidad de medidas especiales.